domingo, 30 de noviembre de 2014

6. La comunicación política en el suplemento Campus.

El pasado miércoles 26 de Noviembre el diario El Mundo publicó en su suplemento G/U/CAMPUS un interesante artículo de Sara Polo donde analiza los últimos casos de comunicación política, con opiniones de diversos expertos.

La autora señala al comienzo que si en el curso pasado la novedad fue la creciente importancia de las Redes Sociales (recuérdese que potenciar la presencia del líder en las RRSS fue una premisa del equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba en las últimas elecciones), este año el foco se centra en la estrategia de Podemos.

Hay que advertir que a los españoles les llama la atención la verborrea de Podemos porque no han vivido en América Latina. Quienes nacimos del otro del charco, sabemos de memoria las técnicas y estrategias que este año han alumbrado Pablo Iglesias y su equipo. Es tan sencillo como decir lo que la gente quiere oír. O sea, el populismo latino -y sobre todo, muy bolivariano- de viejo cuño, consistente en demonizar a los políticos, a los empresarios, a los banqueros, a los ricos, a los burgueses y por supuesto, al imperialismo norteamericano.

El artículo incluye opiniones de Imma Aguilar (asesora de comunicación del Grupo Entesa y profesora del Máster en Comunicación Política e Institucional de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona), de José Antonio Ruiz Sanromán (profesor de Opinión Pública y Cultura de Masas) y de Alicia Peñaranda (que trabajó en gabinetes colombianos en la campaña presidencial de Sergio Fajardo).

La autora afirma que "lo que funcionaba en épocas de bonanza, chirría cuando las cosas van mal" y asegura que "la tan manida desafección a la política encuentra su explicación, más que en lo que los líderes hacen mal, en lo que explican mal".

"Creemos más a los líderes con los que tenemos afinidad ideológica", sentencia San Román, y "desconfiamos cuando percibimos que alguien defiende modelos con los que no nos identificamos". El artículo advierte: "nadie se cree ya nada. O al menos, nada que ya haya escuchado".

El trabajo analiza la famosa llamada de Pedro Sánchez a "Sálvame"; revaloriza el papel de la televisión tras el auge de las plataformas 2.0; comenta el plantón que dio Pablo Iglesias al programa "Un tiempo nuevo" y considera que "una nueva organización  horizontal, en la que el ciudadano se siente libre de interactuar con sus representantes, supone una reeducación de la clase política, acostumbrada a ser siempre emisor y rara vez receptor".

Su lectura completa es recomendable para los interesados en este tema.