sábado, 9 de agosto de 2014

1. Patrocinio, Publicidad y cuidado con las fotos

Este es el punto de partida de un Blog para comentar temas relacionados con la Comunicación y la Publicidad, y de paso también, hablar de Publicity (las técnicas y estrategias para salir en los medios con noticias favorables), Prensa, Patrocinio, Relaciones Públicas (que es como llaman en USA a las relaciones con los medios), y también hablar de los periodistas y del periodismo en las empresas y para las empresas.
 
En Publicidad siempre se están buscando nuevas formas de llegar al público. Y el pasado jueves 7 de agosto, nos encontramos con una nueva y sutil manera de estar al lado o dentro de las noticias. En la páginas de Un Verano Extra (UVE) del diario El Mundo, nos encontramos en página 4, con la siempre atractiva crónica mundana de Carmen Rigalt que lleva por título "Sin factor de protección".
 
La del jueves estaba dedicada al regreso de SM Felipe VI, esta vez como Monarca, a la Copa de Vela. Y la sorpresa es que, debajo del pie de la gran fotografía, nos encontramos con el logotipo de la 33ª Copa del Rey, patrocinada por Mapfre. Un logotipo donde, obviamente, destaca el nombre de la aseguradora.
 
 

No sé cuánto habrán pagado por estar ahí, en el centro de la noticia, debajo del pié de la foto y al lado de la espléndida fotografía de Bernardo Paz, donde se ve al nuevo Rey en plena forma. Pero el espacio sutil de publicidad, lo vale. Según los especialistas, el público en general, lee las noticias por este orden: 1º) el titular, 2º) el pié de foto, 3º) los sumarios (breves frases que resumen el texto, que en este caso no los hay) y finalmente la entradilla. Si la entradilla o el comienzo es atractivo, el lector sigue. Si no, pasa a la página o a la noticia siguiente.
 
Y ya que hablamos de la Copa del Rey, conviene recordar que esta es una competencia que desde siempre, muchas empresas han querido patrocinar. La razón es sencilla: al acto de entrega de los premios asiste el Rey y por supuesto, el presidente y toda la plana mayor de la empresa patrocinadora. Y ya sabemos que muchos empresarios están dispuestos a pagar lo que sea, con tal de salir al lado del Rey.
 
He buscado en mis apuntes y en la presentación que utilizaba cuando daba mis clases de Comunicación Corporativa en el centro de estudios Tracor, de Madrid, y he encontrado la página de publicidad de Puig, con motivo de la Copa del Rey de Vela, del año 1996.
 
 
 
Y también en encontrado otro artículo de Carmen Rigalt sobre esta lucha de las empresas y las marcas por conseguir que el Rey lleve algunos de sus productos o se enfunde alguna camiseta con  la marca. “Todo en la vida tiene nombre: las personas, los barcos, las zapatillas deportivas, los cavas, las motos, los grandes almacenes, en fin, todo. Junto al espectáculo estrictamente deportivo coexiste un espectáculo comercial de grandes proporciones”, escribía el 1 de Agosto de 2003, en su contraportada "Testigo Impertinente". Y agregaba: las empresas tienen “toda una legión de sabuesos ávidos de colocarles a sus majestades un reloj Breitling, unas gafas Prada, un bañador Meyba. (…) Don Juan Carlos ya no sabe qué hacer para contentar a tanto sponsor vocacional”. (Carmen Rigalt. “La vida es una marca", El Mundo, 01-08-2003, contraportada).
 
Y hablando de camisetas y de marcas. Hace algunos años, el Rey Juan Carlos I participó en un acto deportivo promovido por Freixenet y fue fotografiado en un desafortunado momento en el que estaba rodeado de unas azafatas, que lucían estrechas camisetas con la marca del cava a la altura del pecho. La foto fue de lo más inoportuna y sirve para analizar el importante y delicado trabajo de los asesores de comunicación e imagen, que deben estar siempre atentos sobre cómo, dónde y especialmente, con quién, se fotografía su representado.
 
 
2. Periodistas con miedo
El pasado jueves 7 de agosto Jordi Pujol se dejó ver y fotografiar en su retiro de Queralbs (Girona). Las cámaras lo mostraron acercándose a los periodistas para hacer declaraciones y me sorprendió la falta de garra de los periodistas. O eran becarios, o la fuerza del ex presidente les imponía o sencillamente no se atrevían a preguntar.
 
Dócilmente acercaron sus micrófonos y aceptaron las respuestas zigzagueantes y evasivas del político. Los asombroso es que ninguno se atrevió a soltar alguna pregunta fuerte, provocadora, agresiva, para sacarlo de su actitud autoritaria y caciquil. A nadie se le ocurrió preguntar si estaba arrepentido, si tenía miedo de ir a la cárcel, si pensaba irse al extranjero o si temía por la libertad de sus hijos. Más aún, ninguno tuvo la valentía o la imaginación de preguntarle si seguía pensando que "España nos roba".
 
3. Una foto para un premio
Las guerras suelen ser los escenarios donde se producen grandes fotografías, algunas de las cuales terminan conquistando grandes premios. Los fotógrafos se juegan la vida en los frentes de batallas porque saben que allí siempre hay mil y una historias que harán vibrar las redacciones. La guerra es la mayor representación del drama humano frente al dolor y la muerte.
 
Hoy, 10 de agosto de 2014, el diario El Mundo nos ha sorprendido con una foto de Oliver Weiken, distribuida por Efe y llamada a ser un gran premio. Una foto que estremece por la tensión en los rostros de sus muchos protagonistas, todos ellos hombres, jóvenes y niños. La foto está tomada en Gaza y lleva un pié largo con un titular: "Con un ojo en la fila y otro en el cielo", porque se nota que los protagonistas están haciendo una cola para comprar algo, pero al mismo tiempo escudriñan el cielo por temor a un ataque.