domingo, 3 de septiembre de 2017


16. El portavoz debe ser siempre miembro de la organización

 Un portavoz debe ser siempre integrante de la organización a la que representa. No es de recibo que en el caso de instituciones u organizaciones como los partidos políticos, el portavoz no sea militante, es decir, miembro de ese partido. Este fue el grave error que cometió el PSOE al nombrar como portavoz socialista en la Cámara de Diputados a Margarita Robles que no es militante. Este aspecto no es baladí y representa un punto débil como quedó demostrado en el ácido debate que hubo en la Cámara el 30-8-2017.
Robles pretendió “plantar batalla en el cuerpo a cuerpo” con Rajoy olvidando dos cosas fundamentales: no se debe improvisar en un debate y si se improvisa, como mínimo hay que llevar un ayuda memoria con los temas que se quieren abordar, ordenados adecuadamente; y no se puede representar a un partido político si no se es afiliado porque en cualquier momento le quitarán representatividad a su mensaje.
Las crónicas dejaron constancia que “la seguridad con la que Robles subió al estrado (…) se fue difuminando a medida que hablaba” y se vino abajo con el turno de réplica de Rajoy”. El presidente “puso en duda no solo la capacidad de Robles como portavoz socialista”: “No es secretaria judicial –le dijo-, sino la portavoz de su partido… si es que usted tiene partido”, señaló con su consabida retranca gallega.
La gestualidad poco fotogénica de Robles, sirvió además al día siguiente para retratar su  enfado. (Los entrecomillados corresponden a la crónica de Carlos Polanco en El Mundo, 31-8-2017, pág. 10).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario